Páginas vistas en total

sábado, 30 de marzo de 2013

Abandono y desinterés en el Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental del DF

Abandono y desinterés en el Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental del DF.

En días recientes asistí al Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental del DF. Entusiasmado por las salas de exihibición que se anuncian en la página eléctronica http://www.museodehistorianatural.df.gob.mx/  me dirigí al lugar ubicado dentro del bosque de Chapultepec. Ya que se trataba de un día de asueto, el museo se encontraba lleno de familias enteras, muchos niños ávidos de jugar, de sorpresas y de sano esparcimiento.
De inicio me pareció que el conjunto de estructuras que conforman al museo era anticuado y poco propicio para albergar a un sitio dedicado a la exposición de elementos de las ciencias naturales, y es que el conjunto, edificado en los sesentas dista mucho de satisfacer los requerimientos de un museo de primer nivel a la altura de otros museos de la Ciudad de México.

Así que después de pagar mi respectivo boleto (19 pesos) opté por entrar a la sala llamada "Evolución del hombre", tema del cuál estoy bastante interesado. Para mi sorpresa y desilusión, la exposición se encuentra en el abandono: el material museográfico está deteriorado, desactualizado y poco didáctico. Incluso, algunas imágenes se encuentran en tan mal estado que ni se distinguen, las hojas de descripción están maltratadas y despegadas,entre otras anomalías. Es una lástima que se haya tan poco interés por parte de las autoridades y de la sociedad misma en tener un sitio de calidad para los capitalinos y visitantes.

Si ya de por sí resulta una exposición carente de elementos didácticos, imagínese usted la que tienen que pasar los papás cuando tienen que responder las preguntas de los niños sobre lo que ahí se expone. Además, tratándose de un museo dedicado a las ciencias naturales, uno esperaría que hubiesen guías que explicasen lo maravilloso e interesante de la naturaleza. Por otra parte, el museo carece de elementos que fomenten la interacción de los visitantes con el museo. ¿Qué aprenderá el visitante en un paseo aburrido e insípido, detrás de un cristal todo el tiempo? ¿Cómo maravillarse de nuestro universo cuando los elementos de la exposición, como maquetas o diagramas se asemejan a un trabajo de un alumno de secundaria? Estoy seguro que incluso, muchos jóvenes de ese nivel académico realizarían un mejor trabajo.

Esta situación llama mi atención en varios puntos, el primero es que me parece que existe un profundo desinterés de las autoridades por realizar las respectivas inversiones y gestiones para mejorar el museo. ¿No sería bueno incrementar el nivel del museo involucrando a las universidades públicas como la UNAM, IPN y UAM? Teniendo tan buenos científicos e investigadores en la ciudad que podrían aportar sus conocimientos e ideas para mejorar este espacio, es una lástima la pobreza educativa del lugar.
El segundo punto es el contraste con otros museos ubicados dentro del bosque de Chapultepec. Mientras algunos museos se han renovado y gozan de benefactores y presupuesto, el Museo de Historia Natural se ha sumergido en un gran rezago, como detenido en el tiempo.
Es muy importante para una sociedad contar con espacios dedicados a la divulgación de la ciencia. Urge informar, educar y concientizar a la gente sobre temas de este tipo. No olvidemos que uno de los graves problemas de la capital es la pérdida de un entorno saludable, en donde se respete y valore a la naturaleza. Ante esta situación, ¿qué futuro le depara a nuestra ciudad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario