Páginas vistas en total

miércoles, 8 de febrero de 2012

Un instante en mi mente



¡Un súbito brinco!

Por: MB. Canto

                     Bien, pues resulta ser, que durante mi infancia tenía la costumbre de brincar súbitamente sobre la panza de mi papá y recostarme sobre su pecho a escuchar el latido de su corazón, esta costumbre resultaba muy divertida para mí; pero no creo que a mí papá le agradara mucho recibir un buen golpe en la barriga. Un domingo por la mañana desperté a mí papá con mi ya acostumbrado brinco, y al recostarme sobre su pecho me percaté de que su corazón latía en dos tiempos ¡tun-tun, tun-tun!, que al principio eran muy rápidos, supongo que por el susto de mi brinco, y después dicho latido se hacía más lento hasta que permanecía a un mismo ritmo. Y es en este punto que en mi mente surgió una cuestión: ¿cómo late el corazón?... Algunas primaveras después, tuve la oportunidad de conocer esta respuesta de labios de uno de mis profesores, quien nos explicó que el corazón es un órgano muscular, formado por dos bombas que trabajan en conjunto para impulsar la sangre hacia todos los órganos del cuerpo. El corazón, está dividido en cuatro cavidades: dos superiores, llamadas aurículas derecha e izquierda y dos inferiores, llamadas ventrículos derecho e izquierdo. Estas cuatro cavidades bombean la sangre siguiendo el siguiente ciclo: la sangre poco oxigenada llega a la aurícula derecha pasando al ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide, este ventrículo la impulsa hacia los pulmones, a través de la válvula pulmonar, donde se oxigena y es enviada a la aurícula izquierda, la cual la impulsa la sangre a través de la válvula mitral hacia el ventrículo izquierdo y este se contrae impulsándola hacia la arteria aorta a través de la válvula aórtica que la envía a todos los tejidos del organismo, estos reciben el oxigeno, y la sangre desoxigenada entra al sistema venoso y retorna a la aurícula derecha, repitiendo el ciclo (figura 1). De esta forma un ciclo cardíaco está constituido por una fase de relajación y llenado ventricular (movimiento denominado diástole) seguida de una fase de contracción y vaciado ventricular (movimiento denominado sístole). Así, el latido del corazón está compuesto por dos sonidos: el primero corresponde a la contracción de los ventrículos  y es generado por el consecuente cierre de las válvulas mitral y tricúspide; el segundo, corresponde a la relajación de los ventrículos con el consecuente retorno de sangre hacia los ventrículos y cierre de las válvulas pulmonar y aórtica (figura 2).
El asunto del corazón me resultó cautivador  y  por experiencia sé que la respuesta a una pregunta siempre conlleva a otra pregunta, y este fue precisamente el caso, así que la pregunta que pasó en ese momento por mi cabeza fué: ¿Cómo se contrae el corazón? Esta vez la respuesta fue ¡extraordinaria!
En la contracción del corazón, de forma muy general, participan dos principales componentes denominados: “células musculares cardiacas o miocitos cardiacos” y “el potencial de acción cardiaco”. Los miocitos cardiacos constituyen el 75% del volumen total del corazón y son células especializadas que tienen la maquinaria molecular necesaria para contraerse. Esta maquinaria contráctil está representada principalmente por las miofibrillas(1). Además de los miocitos cardiacos, el corazón contiene un sistema exitoconductor (figura 3), formado por células autorrítmicas, capaces de generar y propagar potenciales de acción. Un potencial de acción es una onda eléctrica de amplitud y velocidad determinadas, que se propaga a través de células especializadas como las neuronas y las fibras musculares, estos potenciales son el medio por el cual se comunican dichas células. Así, la contracción muscular es generada por el arribo de un potencial de acción sobre los miocitos cardiacos, este potencial hecha a andar su maquinaria contráctil, o sea, las miofibrillas que se retraen al unísono generando la contracción masiva de los miocitos cardiacos y por consiguiente de las aurículas y ventrículos del corazón, bombeando la sangre y perpetuando así “el latido cardiaco”.

Figura 1: Anatomía del corazón. Modificado de: http://texasheart.org/HIC/Anatomy_Esp/anato_sp.cfm


Figura 2: Las válvulas cardiacas. Obtenida de: http://texasheart.org/HIC/Anatomy_Esp/systole_sp.cfm

Figura 3: Sistema exitoconductor cardiaco. http://www.bioapuntes.cl/apuntes/corazon.htm

Información más detallada en:
(1)    http://med.unne.edu.ar/catedras/fisiologia1/contraccion_musculo_cardiaco.htm