Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2011

Fotografía: arte, ciencia y tecnología

Fotografía: arte, ciencia y tecnología
A. Pliego
Arte y ciencia, dos entidades que, aparentemente, hacen honor a los elementos duales del universo, hombre/mujer, luz/obscuridad, risa/llanto y un muy largo etcétera. Pero, ¿qué tan apartados están estas dos caras de la cultura humana? ¿Siempre fueron considerados antagónicos o hubo un punto en la historia en el cual sufrieron una ruptura definitiva? En la actualidad, son pocos los ejemplos donde la línea divisoria entre arte y avance científico-tecnológico se vuelve tan delgada como en la fotografía. En sus inicios, el mecanismo utilizado era relativamente simple: una caja cerrada con un orificio por donde entra luz permitiendo que la imagen se proyecte invertida en una de sus caras donde se encuentra un fijador. La fotografía más antigua que se conserva se conoce como “Vista de la ventana de Le Gras” y data de 1826. En su obtención se utilizó un soporte sensibilizado con sales de plata. El tiempo de exposición fue de ocho horas.

Fotografía de Joseph Nicéphore Niépce desde su casa de campo en  Saint-Loup-de-Varennes, Francia.
A partir de esta imagen, investigadores del campo experimentaron modificaciones tanto en el diseño y tamaño de la cámara obscura, como en la parte óptica del aparato (objetivos y lentes). Además, inició la búsqueda de “aceleradores químicos” que redujeran el tiempo de exposición. Con la perfección del daguerrotipo, a partir de 1841, los tiempos de exposición se redujeron a un minuto, lo cual permitió que pudieran realizarse retratos, los cuales rápidamente se divulgaron. Era natural, todos deseaban ser fotografiados, pues al entrar luz por orificio de la cámara, se congelaba el tiempo, y el retrato permanecía intacto aunque los retratados cambiaran con el paso de los días. Y no sólo captaba el aspecto de los individuos, sino el momento en el que se encontraban: reunidos en familia, de día de campo, visitando amigos o simplemente para dejar plasmado un mensaje “Existo y así soy”. La importancia que tuvo el nuevo invento en la sociedad de entonces impulsó su uso y perfeccionamiento, y en pocos años se alcanzaron avances notables hasta que, en 1880, la fabricación de placas dejó de ser una tarea artesanal y pasó a manos de la industria.
¿Qué fondo llevará la imagen? ¿De dónde viene la iluminación? ¿Cómo contrasta con el cuadro central? ¿Es claro el mensaje? De pronto estos cuestionamientos tomaron peso y la experimentación se enfocó en satisfacer los requerimientos estéticos del fotógrafo (¿técnico o artista?).
A lo largo de la historia de la fotografía, arte y ciencia han ida de la mano y se han intercalado hasta perderse en la presente “era digital”, donde no únicamente es suficiente conocer los tipos de sensores (CCD o CMOS), resolución en pixeles, zoom digital y características del LCD.  Quien se dedica a la parte creativa de la fotografía debe ser capaz de utilizar programas de retoque y edición avanzada como Adobe Photoshop, GIMP, Photomatrix, Artizen HDR, Panorama Maker, entre otros muchos. Sin dejar atrás el cine, películas como “La ciencia del sueño”, de Michel Gondry, o “El laberinto del Fauno” de Guillermo del Toro, nos invitan a reflexionar en qué tendrá más relevancia para el director, la tecnología detrás de los efectos utilizados o el conjunto de elementos que le otorgan la categoría de “cine de arte”, pues, en ellas, ciencia y arte se entremezclan que separarlas se vuelve ocioso. Y ¿no es también ocioso pensar en un hombre totalmente racional o totalmente emocional?  ¿Por qué no entremezclar, cual ladrillos en una pared, ambos caracteres humanos y, en vez de verlos apartados, aceptar que uno requiere del otro para alcanzar la armonía anhelada?

martes, 27 de diciembre de 2011

El camino de la ciencia

¿Qué es ciencia? ¿Cómo se hace la ciencia?¿Cómo llegar a ser científico? Estas tres preguntas merodean mi cabeza constantemente, aunque debo aceptar que llegaron de manera tardía a mi vida. La educación que recibí no fue precisamente con bases sólidas en las ciencias, producto de 12 años de mi educación básica en una escuela religiosa, dirigida por monjas. El camino hacia una carrera como futuro investigador ha sido más bien circunstancial, con dudas y satisfacciones como supongo que ocurre en cualquier profesión. Sin embargo, la ruta que persigue un aspirante a investigador en un país como México es complicada. Es por esto que quiero exponer algunas de las principales dificultades que enfrentamos los estudiantes de posgrado que (sobre)vivimos con una beca Conacyt.
Si de por sí ya son bajos los salarios en nuestro país, imaginemos los gastos que enfrenta un estudiante becario de provincia que decide trasladarse a la capital del país (de las ciudades más caras). Además de los gastos de manutención (fin de la beca), habrán personas que tienen que apoyar economicamente a la familia, como padres y/o hermanos, y en otros casos hay quienes ya tienen familia propia y tienen que hacer frente a los gastos que implica terner un hijo y mantener un hogar. No olvidemos que la única "prestación" con la que contamos es con el servicio de ISSSTE, no hay aguinaldo, no hay acceso a créditos como de vivienda u otros. Por otra parte, el estudiante promedio que ha culminado un programa de doctorado tiene 30 años y se enfrenta al dilema de optar por un posdoctorado, o buscar un espacio laboral en las pocas instituciones dedicadas a la ciencia y a la tecnología. Aquí es importante destacar que a pesar de haber egresado con un doctorado, el estudiante no cuenta con experiencia laboral, por lo que su contratación en la industria o en la docencia puede ser difícil.Quiero mencionar que no todo es camino es oscuro, ya que existen grandes oportunidades para formarse no sólo con destacados investigadores de nuestro país, sino también en el extranjero. También está la oportunidad para publicar el trabajo realizado, de asistir a congresos y cursos etc.
Aunque aún no tengo las respuestas claras y concisas a las preguntas planteadas al inicio de este texto, creo que cuando uno tiene la firme intención de llegar a hacer una carrera dentro de la ciencia, las podrá responder tarde o temprano. A final de cuentas lo que buscamos son respuestas, parte de este maravilloso proceso es hacerse preguntas todo el tiempo y no cejar hasta alcanzar las respuestas que queremos.





jueves, 15 de diciembre de 2011

CienciaMx





Hola a todos, bienvenidos al blog. Decidí abrir este blog con la intención de difundir la ciencia y de discutir aspectos relacionados con ésta. Particularmente estoy interesado en que todos aquellos que forman parte de este basto campo podamos intercambiar puntos de vista e ideas. Como ustedes saben, nuestro país vive un enorme rezago en cuanto al desarrollo científico y tecnológico, con un presupuesto muy por debajo de las recomendaciones de organismos internacionales. La investigación se encuentra centralizada,  y es que a pesar de algunos avances en esta área en la provincia, la mayoría de los centros de investigación del interior no se han consolidado y su propuesta académica no es competente a nivel internacional. Los principales esfuerzos de decentralización son llevados a cabo por las dos de las instituciones con mayor prestigio y reconocimiento en la labor científica: la UNAM y el CINVESTAV del IPN. La situación para los estudiantes no es más promisoria: del total de los becarios de maestría y doctorado del país, pocos encontrarán una fuente de trabajo digna para lo que se especializaron. La razón muy sencilla: no hay plazas disponibles y no hay desarrollo de la industria privada en nuestro país. Así que, además de la beca de manutención, la cual resulta insuficiente, el estudiante se encuentra que al terminar sus estudios, seguirá a la deriva en la búsqueda por abrirse un espacio en el difícil campo de la ciencia. En las siguientes entradas hablaré de temas de interés de los estudiantes de posgrado principalmente, pero también de la situación del aparato científico nacional. Espero que  esta voz llegue a muchos estudiantes que como yo, estamos preocupados por nuestro futuro. Gracias por sus comentarios.